Hamlet o el jardín de las suspicacias, Teatro Benito Juarez

 

Adaptan Hamlet a la violencia y muerte cotidiana del país

http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=727634

Hamlet o el jardin de las suspicacias

Hamlet o el jardín de las suspicacias es una revisión mediante el universo shakesperiano de la violencia desatada por la guerra contra el narcotráfico, que busca mostrar cómo el miedo y la muerte han permeado en la vida cotidiana del país.

La propuesta retoma en una versión libre al Hamlet, de Shakespeare, reconocido autor que alberga en cada una de sus obras las esencias universales del ser humano y que han servido como modelo de creación dramática. Así, la trama se desarrolla en algún punto de la República Mexicana azotado por la violencia, el miedo, el terror y la muerte como acto cotidiano. “Es una realidad de la que nadie escapa. Mucha gente que vive en la frontera ya sabe lo que es vivir con terror día con día, por eso la obra inicia con un crimen no resuelto y cierra en un verdadero panteón”, señala el director Ignacio Escárcega.

En esta realidad, el padre de Hamlet fue asesinado por su hermano en complicidad con su viuda. Pero el padre, anticipándose a su muerte da parte de su final y clama venganza al hijo, quien es  atormentado por la presencia fantasmal shakesperiana que se materializa mediante un mensaje telefónico para desatar su impulso criminal.

Hamlet es una obra con fuerza en la palabra, la acción y poesía, un espejo fiel de la naturaleza, por eso el director comentó que su propuesta recae en la capacidad de los actores para mostrar el verdadero semblante, vicios y pasiones de los personajes.

“Para radicalizar la relación actoral como eje de la propuesta, el diseño del espacio no permite fuga a los actores, quienes están durante una hora solos en una pasarela con dos frentes, ahí utilizan objetos-títeres para escenificar la escena de la muerte del padre. También hay tres pinturas que dan continuidad al discurso visual grandilocuente que se tiene en el imaginario del narco y su gusto por los grandes retratos. Tenemos pinturas del padre, la madre  y una imagen del príncipe. En cuanto a la música es vario pinta, tenemos una canción ranchera como eje en distintas versiones que se llama ‘Sufriendo a solas’, del compositor Ferrusquilla”.

Hamlet es considerado un personaje analítico y reflexivo, protagonista único como a la usanza de las grandes tragedias antiguas y que además vive rodeado por un mundo corrupto y soez.

Al respecto, Carlos Valencia, dramaturgo y actor del montaje comentó que en las similitudes entre el Hamlet, de Shakespeare, escrito hace 400 años y el suyo, se entrelazan las coincidencias emocionales de los personajes y la pregunta existencial ser o no ser.

“La pregunta es ser o no ser un asesino para vengar la muerte del padre, aunque Hamlet se reconoce incapaz de cometer el acto de asesinar porque no es un hombre con necesidad de sangre. No obstante, su mente se debate en una serie de preguntas constantes y en el deseo enfermizo que siente por su madre. En esta versión la madre nunca aparece, en su lugar vemos que Hamlet ve a su madre como Ofelia”.

Agregó que el tema del narcotráfico no está agotado en el arte. “Mientras exista la indiferencia, la impunidad y la falta de reflexión no podremos dejar de poner estos temas dolorosos sobre la mesa”.

Hamlet o el jardín de las suspicacias se presenta del 1 al 24 de febrero en el teatro Benito Juárez. Viernes 20:00, sábados 19:00 y domingos 18:00 horas. Elenco: Carlos Valencia y Margarita Lozano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s