La pequeña habitación al final de la escalera y Flechas del ángel del olvido, CCB

A escena, la pulsión por lo prohibido de una mujer “feliz”

2011-11-06

Link: http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=615678

La pequeña habitación al final de la escalera

La pequeña habitación al final de la escalera

El montaje La pequeña habitación al final de la escalera, de la dramaturga francófona, Carole Frechette, considerada una de las voces más influyentes de su país, se reestrena en México en el Centro Cultural del Bosque.

La obra intimista de Frechette bajo la dirección de Mauricio García Lozano centra su temática en la sensibilidad delicada de la mujer, su necesidad y deseo de ir a un mundo peligroso e inexplicable, donde el espectador tendrá una interpretación acerca de una misteriosa habitación.

“Todo inicia con una mujer que está de frente a una puerta prohibida en una casa inmensa, donde hay, en algún sitio, una escalera secreta. En lo alto de esta escalera, hay un pasillo estrecho. Al final del pasillo estrecho hay una puerta cerrada. Frente a la puerta cerrada, está una joven que mira, como hipnotizada”, comenta García Lozano.

La mujer encarnada por Karina Gidi está casada con un magnate que cumple sus deseos. Viven en una casa de 28 habitaciones, con 10 cuartos para huéspedes, salones, jardines, albercas y lujos. El marido sólo pone como condición no entrar en la última habitación.

“A partir de ahí, la obra se desarrolla en la pulsión ante lo prohibido como el cuento de Barba Azul de Charles Perrault, que le solicita no entrar ahí por vida suya, y ella lo hace porque cree que lo necesita a pesar de que lo tiene todo. No voy a revelar lo que hay del otro lado de la puerta, es parte de ver el misterio de la obra”.

En este periplo al interior de lo prohibido acompañan a Gracia las voces de su madre (Verónica Langer), una auténtica arpía convertida en
glamorosa  estrella; su hermana Ana (Aileen Hurtado), una luchadora por las causas sociales y enemiga del matrimonio perfecto de su hermana; su marido Enrique (Carlos Corona) y la criada Jenny (Gabriela Pérez), quien tiene dobles intenciones.

La actriz Gidi dice que su personaje  a pesar de tener en apariencia todo, guarda un velo de tristeza y carencias. Al abrir la puerta busca la posibilidad de escuchar su voz interior en lugar de las voces que le rodean, como un paso hacia adelante, símbolo de madurez.

Por otra parte la obra Flechas del ángel del olvido, de José Sanchis Sinisterra y con la dirección de Ricardo Ramírez Carnero, narra la historia de “x” una mujer que perdió la memoria y por ello cuatro individuos se reúnen alrededor de ella para testificar e identificarla. En el juego de reconocerla cada uno le dará una personalidad, cualquier nombre, y circunstancia. “Estamos reflexionando acerca de la identidad, abandonar el pasado, y  apostar por un nuevo presente porque hay que tomar decisiones para concretizar las identidades. “Los personajes no perdieron la memoria sino su esencia, y al estar con “x”, el personaje sin memoria depositan en ella todo el mundo que tienen: como recuerdos y necesidades
de lo que han sido durante su vida”, comenta Carmen Zavaleta, actriz del montaje.

La pequeña habitación al final de la escalera y Flechas del ángel del olvido se presentan del 10 de noviembre al 11 de diciembre los  jueves y viernes  a las 20:00 horas; sábados a las 19:00 horas, y domingos 18:00 horas, en el Teatro El Granero y en el Teatro Orientación respectivamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s